PAUTAS DIAGNOSTICO TERAPÉUTICAS PARA LA PRACTICA CLÍNICA
TEMA,  CONDICIÓN o PATOLOGÍA: Traumatismo encéfalo craneano  (tec) leve en niños volver
 

DEFINICIÓN

es toda violencia ejercida sobre el cráneo que resulta en una alteración anatómica y/o funcional del encéfalo y/o sus envolturas, de magnitud variable en forma inmediata o tardía. En el TEC leve, existe:
  • Antecedente de compromiso de conciencia transitorio (menor de 1 min)
  • Glasgow 15 (evaluado en las primeras 24 horas de evolución)
  • Ausencia de signos anormales o focales en el examen neurológico (incluye fondo de ojo)
 

EPIDEMIOLOGÍA Y CO-MORBILIDAD

El traumatismo encéfalo craneano  leve constituye un motivo de consulta frecuente en todos los Servicios de Urgencia; sin embargo, no existe un consenso absoluto en el manejo agudo de estos pacientes. Es la causa mas frecuente de mortalidad en la edad escolar. Por cada fallecido, existen 45 hospitalizaciones y 1300 consultas. Hay 200 niños afectados por cada 100.000 al año, con 81% leves, 14% moderado o  severo y  5% fallecen. De los sobrevivientes, 20% quedan con secuelas graves.
 

DIAGNÓSTICO

En la historia clínica debe consignarse las condiciones del accidente, observación del compromiso de conciencia, alteraciones posteriores (convulsiones, vómitos, etc.). Explorar la posibilidad de maltrato infantil. La presencia de una convulsión inmediatamente después del trauma, la presencia de vómitos, letargia o somnolencia, no excluyen de la categoría de TEC leve. Son excluidos de esta definición, los pacientes con traumas múltiples, pérdida de conciencia no observada, o sospecha de compromiso de columna cervical. Especial atención debe ser dada a pacientes con antecedentes médicos que puedan agravar la evolución del TEC, como son alteraciones de la coagulación, epilepsia o la presencia conocida de malformaciones arteriovenosas; o que puedan modificar estas pautas de manejo, como la sospecha de maltrato infantil.
El examen físico debe ser completo, con una otoscopia (hemotímpano es signo de fractura) y búsqueda de evidencias de trauma en otros sistemas. Establecer el Glasgow.
En el paciente con TEC leve sin compromiso de conciencia,  la incidencia de injuria intracraneana en este grupo de pacientes se ha establecido en menos de 1:5000 pacientes, por lo que no se justifica el uso de radiografías o TAC, a menos que hayan signos sugerentes de fractura (depresión en cráneo, hemo-tímpano, etc.).
El compromiso de conciencia cuando es definido   aunque sea breve se asocia a un mayor riesgo de injuria intracraneana con valores que llegan a un 0 a 7% de los pacientes. Sin embargo, solo un 0.2 a un 5% de estos pacientes requerirán de intervención neuro-quirúrgica.
 

TRATAMIENTO

En el paciente con TEC leve, sin compromiso de conciencia en el momento del examen se debe tener presente que  las complicaciones que ponen en peligro la vida aparecen dentro de las primeras 12-24 h de ocurrido el evento, por lo que se recomienda que esta sea la duración del período estricto de observación. De acuerdo a las condiciones sociales y familiares, considerar el lugar donde observar: Unidad de Cuidados Intensivos, Servicio de Pediatría, hogar bajo el cuidado de un adulto responsable; o la combinación de estos lugares.
La educación a la familia por parte del medico es esencial acerca del cuidado en los próximos días y en como prevenir nuevos accidentes.
La indicación de tomografía axial computada (TAC)  de encéfalo no esta justificada en la mayor parte de estos casos, ya que la gran mayoría de los pacientes no presentara injurias intracraneanas. La necesidad de anestesia en pacientes menores agrega complicaciones a un procedimiento que en general es   seguro. Existe limitada evidencia científica que demuestre que la monitorización con TAC en pacientes con TEC leve mejore el pronóstico de los mismos. La indicación, por tanto, se ve restringida a la posibilidad de contar con el recurso y a la impresión diagnostica de cada caso.
La especificidad y sensibilidad de la radiografía de cráneo, así como la relación  no constante entre la presencia de fractura e injuria intracraneana, hacen de este examen de una utilidad limitada. Solo en el caso de no poder contar con un TAC y querer una herramienta que oriente a encontrar factores de mayor riesgo de injuria intracranena, la radiografía estaría recomendada.
Las indicaciones de hospitalización son una alteración neurológica, en especial la presencia de compromiso de conciencia. Se estima que si alguien falleció en el accidente, el niño debe quedar hospitalizado para su observación. Accidente grave como caída de gran altura, aunque el examen del niño sea   normal. Falta de seguridad de que el niño va a ser adecuadamente vigilado. Pérdida definida de conciencia en el trauma. Amnesia de lo ocurrido.  Fractura. Intoxicación  con droga como alcohol. Niño menor de 2 años por la dificultad para evaluar importantes parámetros como la conciencia y el lenguaje. Defecto de coagulación asociado.  Existencia de dudas de maltrato.
 

OTROS

El objetivo de estas normas son aportar el soporte bibliográfico mínimo necesario para enfrentar a un paciente pediátrico con un traumatismo encefalo craneano   leve y el estándar básico de atención a los pacientes que consultan por esta causa.  volver

PAUTAS DIAGNOSTICO - TERAPEUTICAS PARA LA PRACTICA CLINICA
ADVERTENCIA GENERAL :
Estas pautas fueron redactadas por un grupo de especialistas designado especialmente para este fin por el Directorio de la Sociedad CHILENA DE PEDIATRÍA.
Todos los contenidos y los principales aspectos formales de estas pautas son de responsabilidad y propiedad exclusiva de la Sociedad Chilena de Pediatría.
El Comité Editorial de ASOCIMED para la publicación de estas pautas solamente realizo modificaciones mínimas a los aspectos formales de los manuscritos, respetando íntegramente los contenidos y los principales aspectos formales de los mismos.
Las Pautas Diagnóstico - Terapéuticas para la Práctica Clínica sólo constituyen un breve texto de orientación dirigido por la Sociedad Chilena de Pediatría a la comunidad, y sólo pueden ser utilizadas como texto informativo y educativo. Constituyen una recomendación clínica básica, apoyada en los estándares mínimos de atención profesional.
Estas Pautas Diagnóstico - Terapéuticas para la Práctica Clínica serán reactualizadas por la Sociedad Chilena de Pediatría periódica y oportunamente.