PAUTAS DIAGNÓSTICO - TERAPÉUTICAS  PARA  LA PRÁCTICA CLÍNICA
TEMA, CONDICIÓN O PATOLOGÍA: Esquizofrenia  volver
 

DEFINICIÓN: Se denomina esquizofrenia a una enfermedad o, más probablemente a un conjunto de enfermedades, que generalmente se presenta en personas jóvenes y tiene un curso deteriorante. Los síntomas pueden ser muy variados y ninguno es patognomónico. Actualmente se tiende a agrupar los síntomas de la esquizofrenia en cuatro grandes grupos: síntomas positivos, negativos, afectivos y cognoscitivos, aunque no abarcan la totalidad de la sintomatología. Los síntomas positivos incluyen alucinaciones, generalmente auditivas, ideas delirantes frecuentemente auto referentes y síntomas catatónicos como estereotipias, agitación o estupor. Los síntomas negativos incluyen la escasa expresividad emocional y gestual, la pobreza del habla y del contenido del discurso, la apatía y la escasa sociabilidad. Los síntomas afectivos más comunes son los depresivos y el suicidio es frecuente. Los trastornos cognoscitivos son variados y son la principal causa del deficiente funcionamiento social y laboral.

 

EPIDEMIOLOGÍA: Se estima la prevalencia de la esquizofrenia en 0,5 a 1,5% de la población general. Los estudios epidemiológicos nacionales concuerdan con esas cifras. Afecta a hombres y a mujeres en la misma proporción, pero suele ser más grave y de comienzo más precoz en los hombres. Se desconoce la razón de esta diferencia por género.

 

DIAGNÓSTICO:  De acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 4ª Edición (DSM-IV) de la American Psychiatric Association (APA), se puede hacer el diagnóstico de Trastorno Esquizofrénico si se cumplen las siguientes condiciones: presencia, durante un mes o más, de dos de los siguientes síntomas característicos: ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado, comportamiento catatónico o gravemente desorganizado, síntomas negativos como aplanamiento afectivo, alogia o abulia. Se puede hacer el diagnóstico con la presencia de un solo síntoma si las ideas delirantes son extrañas o si las alucinaciones consisten en una voz que comenta continuamente los pensamientos o el comportamiento del sujeto, o si dos o más voces comentan entre ellas. Además de estos síntomas, el DSM-IV exige la presencia de disfunción social o laboral, la exclusión de los trastornos del estado de ánimo y esquizoafectivos, del consumo de sustancias y de enfermedad médica.

Los criterios diagnósticos para Esquizofrenia de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su décima edición (CIE-10), son similares.
 

TRATAMIENTO: Debe ser iniciado precozmente, ya que de este modo se puede prevenir parcialmente el curso deteriorante. Deben emplearse antipsicóticos y el tratamiento debe ser prolongado, generalmente por tiempo indefinido, ya que los estudios de seguimiento revelan altas tasas de recaídas al suspender el tratamiento. Idealmente se deben emplear antipsicóticos de nueva generación, los que han demostrado ser eficaces para tratar los diversos síntomas de la enfermedad, tienen menos efectos colaterales que los neurolépticos tradicionales y favorecen la adherencia al tratamiento. Las dosis a emplear varían según la respuesta clínica. Por ejemplo: olanzapina entre 5 y 20 mg/día, risperidona entre 1 y 6 mg/día, quetiapina entre 100 y 800 mg/día, ziprasidona entre 40 y 160 mg/día, amisulpride entre 100 y 300 mg/día. Con frecuencia es necesario asociar ansiolíticos, hipnóticos, antidepresivos o estabilizadores del ánimo como tratamientos complementarios.

El tratamiento debe ser ambulatorio, a menos que la gravedad del cuadro o el riesgo para el paciente o su entorno, hagan necesaria la hospitalización. Los casos resistentes al tratamiento, definidos como no respondedores a dos o tres tratamientos con antipsicóticos diferentes, en dosis suficientes y por tiempo suficiente, pueden ser tratados con clozapina, fármaco potente pero con importante riesgo de hematotoxicidad, lo que obliga a controles hematológicos frecuentes. Los casos crónicos deben ser incorporados a programas de rehabilitación.
 

OTROS: Los estudios genéticos indican que en la esquizofrenia existe una predisposición hereditaria, pero que se trata de un modo de herencia complejo. La enfermedad parece comenzar en la infancia, con alteraciones leves y poco específicas. En la pubertad aparecen síntomas prodrómicos más característicos, los que anteceden al cuadro clínico manifiesto. Actualmente se considera que la enfermedad se debe a una alteración del neurodesarrollo. Este trastorno y sus complicaciones son de diagnóstico y tratamiento complejo y deben ser evaluados por médicos especializados en Psiquiatría. volver

PAUTAS DIAGNOSTICO - TERAPEUTICAS PARA LA PRACTICA CLINICA
ADVERTENCIA GENERAL :
Estas fueron redactadas por un grupo de especialistas designado especialmente para este fin por el Directorio de la Sociedad de NEUROLOGIA, PSIQUIATRÍA Y NEUROCIRUGÍA.
Todos los contenidos y los principales aspectos formales de estas pautas son de responsabilidad y propiedad exclusiva de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía.
El Comité Editorial de ASOCIMED para la publicación de estas pautas solamente realizo modificaciones mínimas a los aspectos formales de los manuscritos, respetando íntegramente los contenidos y los principales aspectos formales de los mismos.
Las Pautas Diagnóstico - Terapéuticas para la Práctica Clínica sólo constituyen un breve texto de orientación dirigido por la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía a la comunidad, y sólo pueden ser utilizadas como texto informativo y educativo.
Estas Pautas Diagnóstico - Terapéuticas para la Práctica Clínica serán reactualizadas por la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía periódica y oportunamente.