PAUTAS DIAGNÓSTICO - TERAPÉUTICAS  PARA  LA PRÁCTICA CLÍNICA
TEMA,   CONDICIÓN o PATOLOGÍA: Hipotiroidismo primario del adulto  

 

DEFINICIÓN :
El hipotiroidismo es una enfermedad endocrina frecuente que resulta del déficit de hormonas tiroideas y de sus efectos a nivel tisular. Si su origen está en la glándula tiroidea se denomina  hipotiroidismo primario y si está en la hipófisis o el hipotálamo se denomina hipotiroidismo secundario o terciario respectivamente. La enfermedad tiene una expresión clínica muy variable; así puede presentarse como una enfermedad con síntomas y signos característicos (hipotiroidismo clínico) o en forma asintomática la cual es detectable solo mediante exámenes de laboratorio (hipotiroidismo subclínico).
Las manifestaciones clínicas del hipotiroidismo varían según la edad del paciente y la velocidad en que progresa la enfermedad. En el neonato puede aparece un cuadro neurológico severo que hace urgente su corrección. En niños mayores y adolescentes puede manifestarse por retraso del crecimiento o por diversos trastornos cognitivos. En el adulto son frecuentes las alteraciones del ánimo, la astenia y los trastornos a nivel de piel y fanéreos. En la mujer en edad fértil puede presentarse por polimenorrea, anemia e infertilidad. En el adulto mayor tiende a ser oligosintomática no siendo infrecuente que pase inadvertida por mucho tiempo.
En la gran mayoría de los casos (>95%) el hipotiroidismo  corresponde a la forma primaria. Las etiologías más frecuentes son la tiroiditis autoinmune, la cirugía tiroidea y el tratamiento con radioyodo.

 

EPIDEMIOLOGÍA Y COMORBILIDAD:
El hipotiroidismo es una patología muy frecuente. Datos nacionales recientes muestran que se presenta en cerca del 8% de la población adulta, afectando más a mujeres. Muchas veces es un hallazgo; en otras, es el componente  que se busca en diversas patologías como por ejemplo: retardo de crecimiento en el niño, dislipidemia, arritmias, infertilidad, alteraciones menstruales, anemia, cefalea holocránea no explicada, hiponatremia, galactorrea, aparición o acentuación de constipación, trastornos del ánimo, bradipsiquia, cuadros demenciales, etc. Hay un claro abuso en considerar al hipotiroidismo como causa de  obesidad; ello es verdadero en menos del 5% de los casos, y cuando ocurre el ascenso de peso es de menor cuantía (<5 kgs).

 

DIAGNÓSTICO:
El estudio mínimo consiste en medir los niveles de TSH. Este examen debe ser hecho de preferencia con metodología de tercera generación conocida como TSH ultrasensible. Esta técnica al  tener márgenes de normalidad más ajustados es más sensible que los métodos antiguos y permite discriminar mejor los valores cercanos al límite de normalidad.
En etapas avanzadas de la forma  primaria los niveles de T4 y T3 están bajos; en la formas subclínicas los niveles se conservan normales, pero en ambas condiciones TSH se eleva sobre valores normales.
La búsqueda de hipotiroidismo en población general sólo se justifica, en términos de costo beneficio, en el recién nacido y en la mujer mayor de 40 años. La solicitud conjunta de TSH y T4 (o T4 libre) permite identificar las raras formas de hipotiroidismo secundario de origen hipofisiario o hipotalámico. Si la paciente está embarazada o recibiendo estrógenos se debe solicitar T4 libre en vez de T4 total. Ante una TSH elevada con T4 (o T 4 libre) disminuido o normal es útil solicitar un examen de anticuerpos antitiroperoxidasa (anti TPO).

 

TRATAMIENTO:
Debe ser hecho con Levo-tiroxina oral, en dosis necesaria para que la TSH vuelva a valores normales. Las dosis necesarias varían generalmente entre 25 y 150 ug/ día (1.2- 1.6 mg/K peso). El ajuste de la dosis debe ser hecho con una nueva TSH en un plazo no inferior  a 6-8 semanas. Se debe evitar que TSH llegue a estar suprimida, aunque las concentraciones de T3 y T4 estén normales ya que esto implica sobredosificación y puede constituir un riesgo para el paciente. Una vez obtenido un buen nivel de compensación, el control clínico se puede espaciar cada uno o dos años. La mujer hipotiroidea embarazada aumenta sus requerimientos de hormonas tiroideas en un 25- 40% por lo que la dosis de levotiroxina debe ajustarse durante el primer trimestre.

 

OTROS : Se considera que las siguientes situaciones clínicas, por su complejidad, son    del resorte del endocrinólogo:  hipotiroidismo neonatal, hipotiroidismo y embarazo, hipotiroidismo en el paciente coronario complicado o con arritmias, pacientes en tratamiento con amiodarona, hipotiroidismo con compromiso de conciencia o coma e hipotiroidismo secundario como hipofisiario o hipotalámico. volver

PAUTAS DIAGNOSTICO - TERAPEUTICAS PARA LA PRACTICA CLINICA
ADVERTENCIA GENERAL :
Estas pautas fueron redactadas por un grupo de especialistas designado especialmente para este fin por el Directorio de la Sociedad CHILENA DE ENDOCRINOLOGIA Y METABOLISMO.
Todos los contenidos y los principales aspectos formales de estas pautas son de responsabilidad y propiedad exclusiva de la Sociedad Chilena de Endocrinología y Metabolismo.
El Comité Editorial de ASOCIMED para la publicación de estas pautas solamente realizo modificaciones mínimas a los aspectos formales de los manuscritos, respetando íntegramente los contenidos y los principales aspectos formales de los mismos.
Las Pautas Diagnóstico - Terapéuticas para la Práctica Clínica sólo constituyen un breve texto de orientación dirigido por la Sociedad Chilena de Endocrinología y Metabolismo a la comunidad, y sólo pueden ser utilizadas como texto informativo y educativo. Constituyen una recomendación clínica básica, apoyada en los estándares mínimos de atención profesional.
Estas Pautas Diagnóstico - Terapéuticas para la Práctica Clínica serán reactualizadas por la Sociedad Chilena de Endocrinología y Metabolismo periódica y oportunamente.